Detectado en Europa efectos secundarios de la vacuna Astrazeneca

Las alertas en España se activaron por un comunicado proveniente de la farmacéutica Astrazeneca, que en conjunto con la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), donde se notifica al personal sanitario que deben informar a todo paciente recién vacunado que debe acudir a un centro médico si llega a presentar 7 síntomas sugestivos de tromboembolismo, de igual forma, hacer lo mismo si se presenta algún síntoma sugestivo relacionado a enfermedades de coagulación

“Se han notificado casos muy poco frecuentes de trombosis y trombocitopenia, en ocasiones acompañados de hemorragia…” Podía leerse del comunicado proveniente de la compañía. Entre los 7 síntomas de alerta se encuentran disnea, dolor precordial, dolor abdominal constante, hematomas cutáneos, sintomatología neurológica (incluyendo cefalea intensa y visión borrosa), edema de miembros inferiores o petequias en zonas alejadas al punto donde se aplicó la vacuna. Por otra parte, los síntomas de alerta relacionados a las enfermedades de coagulación son aparición de hematomas con relativa facilidad, hemorragia nasal incontrolable, sangrado intenso o sangrado excesivo durante la menstruación.

La carta principalmente dirigida a Sanitarios y pacientes próximos a vacunación explica que luego de la aplicación el paciente debe estar en un periodo de alerta durante 72 horas, en donde esté al tanto de todo posible cambio o síntoma en su cuerpo, como medio para minimizar al máximo el riesgo de complicación ante la aparición de cualquiera de los síntomas. Sin embargo, pese a la posibilidad de aparición de efectos secundario la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), informó que reactivará los procesos de vacunación contra el Covid-19 con la farmacéutica.

Luego de la interrupción preventiva que tomaron varios países para investigar una serie de casos de trombosis que, presuntamente, estarían directamente relacionada con la vacunación, España por su parte, ha decidido retomar en la medida de lo posible el proceso de inoculación con la dosis de la farmacéutica, además de modificar la edad límite, de 55 a 65 años, de los beneficiarios de la vacuna.